10 Consejos para circular con tu patinete eléctrico

No hay vuelta atrás. Los patinetes eléctricos, hoverboards, ebikes y demás nuevos vehículos de movilidad urbana han llegado para quedarse.

Su competitivo precio y, sobre todo, las enormes ventajas que suponen para desplazarse por la ciudad van a hacer que su uso siga creciendo en los próximos años. Sin embargo, también es un hecho que es necesario un periodo de adaptación para que todos, usuarios y autoridades, nos acostumbremos a su uso. Esto es especialmente relevante en todo lo relacionado con las normativas de circulación. Los ordenamientos urbanos no contemplan estos vehículos. No por negligencia: simplemente, no existían hasta hace apenas un par de años.

Por ello hay algunas cosas que conviene tener en cuenta a la hora de circular con tu patín por tu ciudad. A continuación te damos unos consejos que te van a venir muy bien.

1. Usa protecciones. Da igual que sea o no obligatorio: lo mejor es utilizar siempre el casco. Y también es aconsejable usar rodilleras y coderas. Con un patinete eléctrico se alcanzan fácilmente velocidades superiores a los 20 Km/h: se pueden lesiones si se produce una caída.
2. No circules por la acera. En la medida de lo posible, evita usar el patín por la acera. Se trata de un espacio que, por definición, debería estar reservado para los peatones. Además, es poco seguro para todos.
  3. Precaución en el carril bici. Muchas ciudades están modificando sus ordenanzas para permitir a los nuevos vehículos moverse en los carriles bici. Debes tener en cuenta que la velocidad máxima en ellos está regulada, y que compartirás la vía con otros vehículos más lentos. Intenta ser consciente de ello.
4. No uses los auriculares o el móvil. Parece mentira que haya que dar este consejo, pero la evidencia lo hace necesario. es sumamente imprudente llevar auriculares mientras se conduce cualquier vehículo, no digamos ya un patinete. Hay que tener todos  los sentidos puestos en la conducción, y los auriculares te impedirán percibir cualquier alerta sonora. Lo del móvil es incluso más peligroso: para usarlo necesitas prescindir de una mano y apartar la vista del camino.
5. Las manos, en el manillar. El patín es un vehículo de dos ruedas que requiere el uso de ambos brazos para su correcto manejo. No sueltes nunca el manillar. Es especialmente peligroso si lo haces para remolcarse de otro vehículo: es una auténtica locura. Y aprovechamos, de paso, para recordarte que nunca usas el móvil.
6. Usa ropa reflectante. eso te hará mucho más visible para los demás, sobre todo en momentos de poca luz. También es recomendable el uso de luces y reflectantes en el vehículo.
7. Apárcalo bien. El sentido de este consejo es doble. Primero, evitarás encontrar daños en el patín o, peor aún, que te lo roben. Por otra parte, así no molestarás a los demás.
8. No abuses de la distancia. Si vives en las afueras, lo más aconsejable es que lo pliegues, te desplaces (en tu coche o en transporte público) hasta los límites de la ciudad, donde suele ser más fácil aparcar, y continúes tu viaje en patinete. El ahorro de tiempo y de dinero sigue siendo considerable de este modo.
9. Consulta las ordenanzas municipales. Algunas ciudades ya han regulado el uso de los nuevos vehículos, y muchas más están a punto de hacerlo. Lo mejor es que lo verifiques para ir sobre seguro.
10. Usa el sentido común. En realidad, esto podría servir como único consejo. No vayas demasiado rápido, respeta las normas de circulación, sé prudente. ¿Y te hemos dicho ya que no uses el teléfono móvil mientras conduces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *